jueves, 8 de enero de 2015

HE - ART #JeSuisCharlie

     Pensar es una capacidad que nos identifica como seres humanos, muchas veces olvidamos este pequeño detalle y dejamos atrás todo aquel rastro de civilización que podemos tener, sin embargo durante la evolución de la historia universal, hemos podido comprender que el ser humano es una especie que es capaz de pensar.  
     
     El hombre ha pasado por tantas etapas donde el conocimiento toma una significativa parte de nuestra existencia y con el tiempo hemos logrado separar la diferencia tan radical del bien y del mal; es muy cierto que durante las ultimas décadas se ha hecho una brecha bastante irritante entre ambos entes, tratamos de ver "relativo" todo aquel tema que podamos tratar; es cierto que el consenso teórico de la sociedad es quien dicta "lo que está bien o lo que está mal", pero debemos saber que primeramente está la capacidad del humano y su búsqueda continua de la libertad. Pensar es el primer paso que siempre cometemos, es sencillo y extenso, pero muchas veces puede ser confuso si no realizamos el segundo paso: Comunicarnos. El planeta Tierra posee miles de millones de habitantes humanos con diferentes pensamientos que por las diferencias de las consecuencias que traen sus vidas, esos pensamientos se traducen en ideales, argumentos, opiniones y acciones que atraen afinidades, gustos comunes, pero también enfrentamientos, desánimos e incluso el mismo odio y resentimiento, pero el ser humano es un individuo que tiene la habilidad de educarse a si mismo, utilizando la razón y la comprensión de que todos podemos llegar a un acuerdo (aunque esto es como el horizonte: visible, pero al parecer difícil de alcanzar)

     Hemos podido comprender que el ser humano es una especie que es capaz de pensar y de comunicarse, sin embargo los sentimientos y emociones juegan un papel bastante extenso en la existencia humana ¿Se pueden educar las emociones? PUES CLARO QUE SÍ ¿por qué alguien debe remover mi moción? Los desacuerdos, problemas, los roces intelectuales DEBEN dejar de ser radicales, la reflexión puede ser buena, pero es necesario la apatía hacia el otro, a veces vemos una persona con dificultades para cargar un par de bolsas y somos incapaces de ayudar, vemos personas con problemas y nos burlamos sin conocer al otro, sin sentir los zapatos ajenos. Nadie te pide explorar tu sexualidad acostándote con una persona de tu mismo sexo o ingresando a una iglesia diferente a la que frecuentas, es CUESTIÓN DE SENTIR TU HUMANIDAD. La discriminación por la sexualidad, color de piel o religión es el pan de cada día, la integración parece ser algo del próximo milenio, pero el odio y el resentimiento parece asegurar que no llegaremos a mil años más, así que ¿por qué no traer la integración un milenio atrás? Debo aclarar que no se trata de llevar todo al otro lado de la bahía porque eso sería el mismo problema, pero con diferente rostro. Actualmente pasa con los derechos de la igualdad de sexos y la comunidad LGBT; algunas personas toman esto al extremo y esto atrae más resentimiento e ignorancia a las personas que desconocen estas cosas que son normales en la vida. La idea no es dar una cucharada de la misma medicina, la idea es mostrar el lado hermoso de la situación y el lado feo... mejorarlo.

     Hemos podido comprender que el ser humano es una especie que es capaz de pensar, de comunicarse y sentir, pero el humano siempre ha tenido el hambre de saber y como ser dios; creamos y transpiramos nuestra percepción de los sonidos, colores, texturas y sensaciones, a través de pensamientos intelectuales y sentimentales... y aparte nos comunicamos a través de nuestra creación, que importante puede ser para el ser humano poder pensar, sentir y poder comunicarse para crear.

     El arte es arte solo si el hombre tiene el hambre de dejar huella en alguien más. No tiene porque ser feliz o totalmente triste, solo se necesita que sea emotivo y deje algo en que pensar. Desestimar el arte por su sencillez o rechazarlo por su profundidad es romper todo el esfuerzo del artista, del icono, del ser humano detrás del arte, cualquiera puede leer un manual y construir una silla, pero ¿ qué pasaría con una fotografía de aquella fotografía? podría ser cualquier cosa, el arte es infinito, flexible y amable con cualquier propuesta.
     No nos podemos dejar engañar, crear es algo que tiene mucho más que explorar y crear arte es mucho, mucho, mucho más allá. El arte merece estudio, consideración y entrega absoluta, porque este ente creativa es la única salida donde un artista puede ser inmortal; el proceso biológico nos lleva la muerte, pero este proceso no alcanza la universalidad del arte. El arte y la muerte no se conocen.

     Criticar el arte es una forma de comprenderlo, pero la vida del arte no debe ser pisoteada por la ignorancia; a veces juzgamos sin conocer y perseguimos al artista, por ignora el porqué de la creación ¿por qué no perseguimos a dios? Porque dios no nos hizo ignorantes, nos hizo inocentes. La ignorancia es un estado donde no sabemos los conocimientos empíricos o científicos  de cualquier asunto y la inocencia es la falta de culpabilidad o la falta de raciocinio del bien o mal... Ambas no son buenas en muchos casos, pero la ignorancia nunca es buena, en ningún caso, Comprender, sentir empatía y reconocer lo que alguien más ha creado es la muerte de la ignorancia, de los malos entendidos, del odio y resentimiento. La muerte es un estado neutro de la naturaleza, así que no necesariamente tiene que ser mala. Si quieren muerte, que sea a todo lo negativo y vida a humanización del ser humano.

     Sé amable.
     Sé cálido.
     Sé diferente sin ser radical.
     Sé emotivo.
     Sé amante de saber más cada día.
     Sé único.

      Hay mil millones de personas en el mundo y aun sigues siendo una expresión única de la vida, haz de ti mismo una pieza de arte. El arte no conoce la muerte.

      David Gallardo ha creado este pequeño espacio llamado HE-ART que busca la total expresión humana de arte personal. yo, David Gallardo como futuro Comunicador Social siento un gran dolor por lo sucedido en Francia con los caricaturistas de la revista Charlie Hebdo. El arte es humano y demanda expresión. ¡Viva la libertad de expresión!



   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada